Actualidad

Una apuesta por las raíces

A fuego lento, como se hacen los mejores platos, se va a ir gestando el nuevo proyecto gastronómico del cocinero Javier Montero al frente del restaurante familiar en Mondoñedo. «O Montero é unha casa xa institucional con 48 anos de historia e iso vámolo respectar, pero con certas innovacións», explica el chef mindoniense, que el sábado se pondrá al frente de los fogones para imprimirle su carácter a la cocina tradicional que aprendió de su madre.

El prestigioso chef Javier Montero vuelve al restaurante natal, en Mondoñedo

El chef Javier Montero, miembro de una saga de empresarios que se han labrado un nombre en la hostelería, vuelve al negocio familiar de Mondoñedo. El próximo 1 de abril esperan reabrir las cocinas del Restaurante Montero, manteniendo la calidad que les ha distinguido, pero aportando a esa cocina tradicional algunas dosis de vanguardia, un toque

Un regreso a las raíces con una gallina de Mondoñedo

"Estamos deixando moitas cousas no camiño", se lamenta Javier Montero.

Regresar a los orígenes. Es la obsesión de Javier Montero, de O Tragaluz, en Santiago, responsable de la cocina de este refugio gastronómico, y el custodio de las llaves de uno de los jardines más bellos, y a su vez, uno de los secretos mejor guardados de la capital gallega.

Descargar artículo completo en PDF

La atalaya culinaria de Javier Montero

Al mindoniense Javier Montero le gustan los desafíos. El cocinero, que comenzó su formación en el centro compostelano de Lamas de Abade y que lideró buenos restaurantes en Santiago y A Coruña, ha movido ficha en el escenario gastronómico de la capital gallega para situarse al frente de un local que, bajo el nombre de O Tragaluz, nació del viejo A Broa y vive al calor del hotel gastronómico San Miguel.

Agradables sorpresas de Javier Montero

La clave del éxito de las nuevas casas de comidas está en los buenos productos de la tierra, una preparación marcada por la creatividad y la capacidad del equipo para sorprender al comensal con renovadas emociones culinarias. Las tres las conoce a la perfección Javier Montero, quien, tras su paso por buenos restaurantes de Santiago y A Coruña —aquí con casa de comidas propia—, volvió a Compostela hace un año con una propuesta que no deja indiferente a nadie.